El Partido Popular subraya que la Ley Celaá ataca la libertad y la diversidad de los modelos educativos

Lorena Heras, ha señalado que el proyecto de Celaá “recupera la esencia de las leyes educativas socialistas que provocaron que uno de cada cuatro alumnos fuera expulsado del sistema educativo sin ningún tipo de titulación“. Al tiempo que ha destacado “nuestro modelo educativo no margina, sino que creemos en la escuela pública, la privada y la concertada como garantía de la pluralidad de proyectos y de opciones educativas en convivencia y en libertad”

La secretaria de Educación del Partido Popular de Madrid, Lorena Heras, ha recalcado que la Ley Celaá ataca la libertad educativa y la diversidad de modelos y proyectos que ha caracterizado nuestra educación desde la Constitución Española de 1978. Así lo ha explicado Heras, que ha lamentado “el empeño” de la ministra de Educación en tramitar una ley “a toda prisa” y sin recoger las aportaciones de expertos.
“Estamos ante la que pretende ser la nueva ley educativa socialista, para la que el PSOE no ha buscado ningún consenso ni con la comunidad educativa ni con las CC. AA., que tienen transferidas las competencias de gestión directa en materia educativa”, ha lamentado Heras. Y añade que la ministra Celaá “ni siquiera” ha convocado una Conferencia Sectorial de Educación para entregarles el texto a los consejeros autonómicos.
Para la dirigente popular “esta ausencia total de diálogo y negociación se aleja de la propuesta que hizo el Partido Popular de alcanzar un gran acuerdo en materia educativa”. En este sentido ha criticado que el Gobierno de Sánchez está obviando que se trata de un texto anticuado y superado,“ya que la crisis del coronavirus ha transformado la educación española sin vuelta atrás, y una nueva ley debe contemplar este escenario diferente.”

Así, Lorena Heras ha recordado que “el proyecto de Celaá recupera la esencia de las leyes educativas socialistas que provocaron que uno de cada cuatro alumnos fuera expulsado del sistema educativo sin ningún tipo de titulación”.
Además la nueva normativa otorga a las administraciones la capacidad de escolarizar alumnos en centros contra la voluntad de sus padres bajo la excusa del equilibrio; relega los centros de educación especial a residuales; permite titular Bachillerato con una materia suspensa; y renuncia a las competencias del Estado en materia educativa como elemento vertebrador. Este proyecto de ley rebaja la calidad y la exigencia del sistema educativo destruyendo la motivación
de los alumnos.
EL PP SIEMPRE A FAVOR DE LA LIBERTAD DE EDUCACIÓN
Frente a una ley “a favor” del fracaso educativo y que “ataca sin contemplación” la libertad de educación, Heras ha valorado la posición del PP. “Nos posicionamos a favor de la libertad de elección, de la calidad educativa sin regalar títulos con materias suspensas, de la autonomía de los centros y la figura del docente y el director, en la existencia de los centros de educación especial tal y como están funcionando hoy”.
“Nuestro modelo educativo no margina, sino que creemos en la escuela pública, la privada y la concertada como garantía de la pluralidad de proyectos y de opciones educativas en convivencia y en libertad, frente a este proyecto de Ley que rompe el actual modelo educativo”, ha señalado.
En su opinión, la Ley Celaá no garantiza la libertad que deben tener los padres en la elección del centro y el modelo educativo que quieren para sus hijos. Supone, por ello un ataque directo a la educación concertada, elegida por el 30% de las familias madrileñas”, y a la educación especial, que cuenta con 5600 alumnos en la Comunidad de Madrid.